EXPOSICIÓN_MEMORIA INTERMITENTE_DISCONTINUIDADES PARALELAS





EXPONEN: Xisela Franco, Jose Navas, Covadonga Barreiro, Elia Núñez, Susana Bermejo, Óscar Cabana, Rosa Neutro, Roi Alonso, Begoña Paz, Ana Germade, Martín Rivas, Cipriano Chas, Cillas Rodríguez, Nelson Bardón y Diego Germade.

INAUGURACIÓN: 12 de septiembre a las 20:00 horas.

DÓNDE: en Atlántica Centro de Arte (C/Novoa Santos 13, A Coruña).

Entrada libre. 


Exposición abierta hasta el 12 de octubre.




Restos en la producción del olvido. Una invitación.


La memoria trae consigo la ruina. Rostros borrosos donde la impresión nos impone una dificultad en el reconocimiento de esa faz que parece desmaterializarse en los sueños, ese objeto que llega hacia nosotros y vuelve a retirarse al olvido o hacia la producción.

¿Hay posibilidades de construir un discurso que no sea arruinable? Es imposible, sobre todo en nuestra época de cambio civilizatorio. La ruina, en este sentido, no tiene por qué significar deterioro, sino la posibilidad de volver a lanzar los dados, aunque éstos estén partidos.

Luego, es cierto, aparecen los ruines, que buscan en la ruina el detrimento de cualquier discurso que nos acerque a la verdad y su memoria, cierta fragilidad en el lenguaje. Allí aparecen los restos, que funcionan bajo la forma de ruinas en la memoria para volverlos producción, en este caso artística.

Desde el resurgir de las ruinas modernas, en el siglo XVII, se ha intentado solidificar y estratificar a la ruina como un paraíso óptimo donde la comodidad ocuparía el lugar borroso de la memoria, siempre imprecisa aunque no por ello aleatoria. Las obras anteriores a la modernidad permiten un reconocimiento.

Nuestra época, sin embargo, vende en la memoria de la ruina un presagio de aquello que se ha corrompido desde los orígenes de un proyecto de consumo que por imposibilidad estética cae permanentemente en su deterioro, el esteticismo.

De ahí la importancia de recuperar el tema de la memoria y la ruina, como lo hace este colectivo de artistas. Tal como las identidades, a veces llamadas culturales, se construyen en una red de relatos que permiten no llegar a conclusión alguna que dé lugar la conculcación o la expropiación, la impresión, en sentido material, de cada uno de estos artistas insta a una nueva red, como si de artes marinas se tratara, donde no se solicita llegar a conclusión alguna que no sea caminar con la mirada entre sus sueños y la producción que generan en un delicioso paseo conversado.

Esos sueños sin dueño de donde sale la verdad, aunque sea en ruinas, para que su propia dinámica permita mantener un continuum disipatorio de su mercantilización. Aquí el término “intermitente” adquiere todos sus acentos dinámicos.

Ruinas y memorias dan una nota discursiva. Olvido, también; para que la producción pueda continuar su marcha desde la fuerza originaria, pulsional, pero donde no interfiera el forzamiento de un determinado signo que facilite la intromisión de lo único, dirigido como verdad aseverativa inequívoca y, por lo tanto, disruptiva de cualquier tipo de acto creador. ¿Acaso hay duda en la firma de cada uno de los artistas que en esta exposición se convocan para mantener su singularidad y volverla espacio común?

La exposición que conlleva estas líneas tiene un doble motivo de festejo. Por un lado el del talento de sus artistas. Por el otro la reactivación de los colectivos, en fase letárgica durante varias décadas. Festín de imágenes y objetos que en esta escena nos provocan.

Oscar Scopa






+info:

http://issuu.com/atlantica-arte/docs/atlantica-sep_oct

web ATLANTICA CENTRO DE ARTE: http://www.atlantica-arte.com/








No hay comentarios:

Publicar un comentario