CARTAS DE APOYO AL MODELO PROFESIONAL DE LA ARQUITECTURA EN ESPAÑA













Carta de Albert Bubler, Presidente de la Unión 

Internacional de Arquitectos (UIA)

Sr. D. Ignacio Mezquita 
Director General de Política Económica 
Ministerio de Economía y Competitividad 
Paseo de la Castellana, 162 - 2º, 
despacho 2203 
28071 Madrid 
Email: dgpe@mineco.es
París, 21 de enero de 2013 
Estimado Director General: 

La Unión Internacional de Arquitectos (UIA) es una organización profesional internacional que pone de relieve la dimensión de utilidad pública de los servicios de arquitectura y que tiene en cuenta los valores ambientales y locales, los derechos humanos y las dimensiones sociales y culturales en el correcto ejercicio 
profesional de los arquitectos. La UIA  se compone de secciones miembros que representan a más de 1.400.000 arquitectos procedentes de 133 países y territorios. 

España es reconocida mundialmente por  su arquitectura y muchos arquitectos españoles tienen un gran prestigio. Hoy en día, España atrae a muchos turistas debido a su entorno construido. La arquitectura es el núcleo del patrimonio construido. Los arquitectos reciben una  formación especializada y no hay otra 
profesión que pueda abordar todos los temas relacionados con el diseño del espacio. 

La Organización Mundial del Comercio  ha reconocido que los servicios de arquitectura merecen un tratamiento especial en el seno del comercio internacional porque abordan asuntos relevantes como: 

- El comportamiento leal con los clientes: como profesión regulada, los arquitectos tienen un código ético 
- La identidad cultural de los habitantes 
- La seguridad y salud de los habitantes 
- Los objetivos que las organizaciones internacionales han establecido para hacer frente a los problemas del cambio climático 
- El liderazgo necesario para permitir que las pequeñas empresas (contratistas) construyan todos los proyectos y sobrevivan, así, como agentes económicos. 

La legislación española actual, la "Ley de Ordenación de la Edificación", ofrece todas las garantías que aseguran que los arquitectos tienen las competencias profesionales necesarias para prestar los servicios del proceso de edificación. 


Con el fin de promover la calidad en la arquitectura y el futuro del patrimonio construido en España, la Unión Internacional de Arquitectos expresa rotundamente su desaprobación a cualquier medida que ignore o intente reducir la importancia de la formación y las competencias de los arquitectos en el sector de la construcción. 

Por  otra  parte,  la  crisis  actual  no  se  resolverá con las mismas herramientas que condujeron a ella. 

Atentamente, 
Albert Dubler 
Presidente de la UIA 

C/c: Jordi Ludevid, Presidente del CAE 
       Albert Dubler, Presidente de la UIA 
       Michel Barmaki, Secretario General de la UIA 
       Antonio Riverso, Vicepresidente Región I UIA 
       Catherine Hayward, Encargada de Comunicaciones de la UIA 
       Nicolas Jelansky, Director de Administración de la UIA 










Carta de Selma Harrington, Presidenta del Consejo

de Arquitectos de Europa (CAE)


Sr. Ignacio Mezquita
Director General de Política Económica 
Ministerio de Economía y Competitividad 
Paseo de la Castellana, 162 
2º, despacho 2203 
28071 Madrid 
España 
Email: dgpe@mineco.es
Bruselas, 9 de enero de 2013. 
Ref.: 005/13/IdP/dd 

Asunto: Servicios de arquitectura 

Estimado Sr. Mezquita: 
Por lo que sabemos, las competencias de los arquitectos españoles están 
protegidas por ley (Ley de Ordenación de la Edificación). Al amparo de esta 
legislación, los arquitectos tienen competencia exclusiva en el diseño y 
dirección de obra de edificios para uso residencial, administrativo, religioso y 
cultural. Esta regulación ha tenido un efecto estabilizador en el sector de la 


construcción en España, lo que ha eliminado cualquier posibilidad de conflicto 
entre las misiones de los profesionales, y protege el núcleo básico de la 
práctica profesional de los arquitectos. Confirmo que, en este sentido, la 
legislación española es un modelo para todos los países y así se ha reconocido 
históricamente en los foros internacionales. 



Sin embargo, la semana pasada nos enteramos de que el Ministerio español 
de Economía y Competitividad tiene previsto extender a los ingenieros, 
independientemente de su especialidad,  las atribuciones para el diseño de 
edificios destinados a viviendas y a otros usos. Se propone, por lo tanto, que 
a los ingenieros, que hasta ahora han construido presas o líneas férreas, se les permita diseñar viviendas. 


Entendemos que el Ministerio presenta esto como una medida positiva para la 
economía española aunque, dado el  colapso bien documentado del mercado 
de nueva construcción, es difícil entender cómo beneficiaría a la competencia. 


En un mercado ya autorregulado, entendemos que los precios no pueden caer más. 


Y lo que es más importante aún, los ingenieros en España - o en cualquier otro lugar - no están debidamente formados para llevar a cabo tales servicios. 




La propuesta constituye un riesgo para la seguridad de las personas y perjudicaría, irremediablemente, cualquier garantía en cuanto a la funcionalidad de un proyecto de edificación. 

De aplicarse, esta propuesta constituiría un ataque a la arquitectura, ya que eliminaría el perfil básico que define  nuestra profesión, para conceder a los ingenieros competencias a las que no tienen derecho. 

La formación de los Arquitectos y sus reservas de actividad se recogen en el Artículo 46 de la Directiva de Cualificaciones Profesionales (2005/36/CE), que establece un nivel mínimo de formación  cualitativa y cuantitativa que, a su vez, da acceso al reconocimiento automático en Europa. Para el ejercicio de la 
arquitectura, los profesionales deben haber adquirido dichos niveles mínimos de conocimiento. 

Muchos Estados miembros de la UE se oponen firmemente a las propuestas actuales relacionadas con el acceso  parcial a las profesiones y parecería ilógico tratar de separar formación del alcance del servicio y, por consiguiente, de la responsabilidad y del aseguramiento. De hecho, como es lógico, el alcance del servicio debe limitarse a la dimensión de los estudios, mientras que responsabilidad y aseguramiento están ligados al aprendizaje y la competencia individuales. Únicamente los profesionales debidamente formados pueden asumir la responsabilidad en el proceso de edificación (responsabilidad decenal respecto a la estabilidad y responsabilidad trienal respecto a la habitabilidad).

Los trabajos recientes del Comité  Técnico CEN 395 han confirmado que debería evitarse el ejercicio parcial de una profesión; se puede ejercer lo que se ha aprendido, y solo lo que se ha aprendido. Esto explica por qué incluso entre los arquitectos, el ámbito de trabajo puede variar de país a país (por ejemplo, los arquitectos de la UE que se colegien para ejercer en España no podrán desempeñar trabajos de estructuras si no disponen de una formación específica – lo que está incluido en los estudios de arquitectura en España, pero no en ningún otro país miembro de la UE) 

Por la presente, el CAE confirma su oposición a la propuesta, recomienda que se excluya del Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales y solicita que no se les conceda a los ingenieros competencias adicionales. 

Atentamente, 
Selma Harrington 
Presidenta CAE 








Carta de Lionel Carli, Presidente de Consejo 

Nacional de Órdenes de Arquitectos de Francia 

(CNOA-F)



París, 16 de enero de 2013 
Sr. Ignacio Mezquita 
Director General de Política Económica 
Ministerio de Economía y 
Competitividad 
Paseo de la Castellana, 162 
2º, despacho 2203 
28071 Madrid 
España 

Muy Sr. mío: 

El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España nos acaba de informar de que su Ministerio tiene la intención de extender a los ingenieros, independientemente de su área de especialización, las atribuciones que los arquitectos tienen en los proyectos de viviendas y otros edificios. 

En nombre de la Ordre des Architectes Français, debemos advertirle de las graves consecuencias que esa decisión tendría  en las condiciones de vida de sus compatriotas. 

La Directiva Europea 2005/36 (considerando 27) establece que «La creación arquitectónica, la calidad de las construcciones, su inserción armoniosa en el entorno, el respeto de los paisajes naturales y urbanos, así como del patrimonio colectivo y privado, revisten un interés público». 
En este contexto, el arquitecto, cuyo título le habilita para proyectar y construir un edificio y para insertarlo en el entorno, participa en la conservación del medio ambiente urbano y del patrimonio cultural. 

En todos los Estados miembros de la Unión Europea, la profesión de arquitecto también es una profesión regulada conforme a la definición establecida en la Directiva para el reconocimiento de las cualificaciones (considerando 43), a saber, una profesión "«[...] que ejercen quienes,  gracias a sus especiales 
cualificaciones profesionales, prestan personalmente, bajo su propia responsabilidad y de manera profesionalmente independiente, servicios intelectuales y conceptuales en interés del mandante y de la población en general». 



Esta regulación tiene por objeto garantizar la independencia de los arquitectos y actuar en el interés del cliente, la protección a los consumidores, la salud pública y la seguridad, la protección del medio ambiente y la protección de los objetivos 
de política cultural. 

De hecho, en la creación e innovación culturales, el impacto de la arquitectura sobre la dimensión cultural de las ciudades es muy importante. El arquitecto, él solo, reúne las tres condiciones esenciales para la realización de un proyecto de 
ejecución: competencia técnica, como poseedor de una licenciatura o título reconocido por el Estado, competencia en legislación urbanística y solvencia. Esta última es una condición imprescindible para asumir la responsabilidad profesional 
que se deriva de la prestación de servicios de construcción de todo tipo de edificios, los cuales deben responder a las estrictas normas estéticas, técnicas y de seguridad pública que garanticen la seguridad de las personas. 

Por otra parte, debo añadir que el último texto de consulta del Consejo de la Unión Europea, de 13 de diciembre de  2012, excluye el acceso temporal a las profesiones reguladas. 

Por todas las razones aducidas, le pido encarecidamente que abandone esta iniciativa, que sería desastrosa no solo para nuestra profesión, sino también para los ciudadanos de su país. 

Atentamente, 
   El Presidente 
   Lionel CARLI 






Carta de Antonio R. Riverso, Vicepresidente de la 

Región I de la UIA


Martes, 22 de enero de 2013

Estimados amigos: 

La desaprobación de Albert es también la mía y ambas expresan la preocupación por que las iniciativas legislativas de un país (como esta del gobierno español) puedan tener no solo un inesperado "efecto dominó" sino que creen falsas esperanzas. 

La ilusión de que la crisis del sector de la construcción (y de  su mercado)  pueda salir de la fase de estancamiento profundo (de la economía global, ¡no solo local!) basándose en una reformulación genérica  de las responsabilidades profesionales, incluida la del arquitecto, es pura imaginación. 

Muy a menudo, los gobiernos incurren en el error de pensar que la desregulación 
(que se expresa y se concreta de diversas maneras) puede ayudar a revertir la 
tendencia. 

La arquitectura, como la justicia y la sanidad, es un asunto de interés público. 
NUNCA podría argumentarse que para resolver el problema de los retrasos de la justicia y de la ineficacia de la sanidad bastaría con confiar (extensión de las atribuciones previstas por ley) a los secretarios y personal de enfermería (con competencias que no les son propias) los servicios propios de esas profesiones, en 
lugar de hacerlo a los jueces, abogados y médicos. 

Sin Arquitectura de calidad no se puede responder plenamente a las necesidades actuales de las personas. Las personas que no conservan BIEN el legado del pasado y no dejan ejemplos de BUENA MEMORIA (vinculada a la realidad de cada cultura) no crean una HISTORIA que bien merezca ser recordada. 
¡Y verdaderamente lo siento! 

Antonio R Riverso 
Vicepresidente de la Región I de la UIA 



1 comentario:

  1. Ahora cogemos todas las cartitas de apoyo de los colectivos internacionales de ingenieros (comunmente denominados chiringuitos everywhere) a la LSP, y las mandamos todas juntas a tomar por culo, y nos ahorramos aguantarles.

    ResponderEliminar